+56 9 5786 1443 / +56 9 9134 1928

Home » Blog » EL PROGRAMADOR ES UN PEQUEÑO DIOS (parafraseando a Huidobro)

EL PROGRAMADOR ES UN PEQUEÑO DIOS (parafraseando a Huidobro)

EL PROGRAMADOR ES UN PEQUEÑO DIOS (parafraseando a Huidobro)

Vicente Huidobro, uno de los mejores poetas nacionales. No alcanzó a ganar un nobel por ser demasiado rupturista creo yo. Fundador de un movimiento artístico llamado Creacionismo. Y uno de sus versos mas representativos es, sin duda, este que dice “el poeta es un pequeño dios”.

Me encontraba yo, un sábado por la tarde, un poco atorada con un código que se me estaba haciendo difícil. Llevaba ya todo el dia en incontables iteraciones de ensayo-error, en ese momento en que la mente intenta arrancarse sugiriendo mil cosas entretenidas o importantes que realizar envés de seguir haciendo código. Y en eso, suena en mi cabeza este verso de Huidobro “el poeta es un pequeño dios”. Desconozco qué neurona desesperada lo hizo venir a mi. Hace muchos años que no me siento a leer poesía y mas años aún que no leo a Huidobro. Pero en fin, el poeta es un pequeño dios.

Y después me recordé del slogan de wordpress “code is poetry” y no pude dejar de hacer la asociación: EL PROGRAMADOR ES UN PEQUEÑO DIOS

Y cómo no! Cada aplicación que un desarrollador de software crea, es, en sí un nuevo mundo. Imaginemos una simple página web de alguna compañía en la que organizamos textos e imágenes para cautivar a potenciales clientes. La pega del programador será hacer código para conseguir crear ese espacio fantástico donde la compañía muestra sus maravillas y el cliente se convence de comprarle/contratarlo. Si pensamos en una aplicación de oficina, cualquiera que gestione datos, es otro mundo. Hay que seguir pasos -los que permite el software- realizar procesos y obtener resultados. Todos dentro del marco de lo que el programador creó.

El programador es un pequeño diosY si hablamos de video juegos, ahí sí que se crean mundos y hasta universos paralelos!! Cómo no recordar Space Invaders, donde éramos los llamados a defender el mundo de la invasión marciana! O los juegos de bloques, con su propia ley de gravedad, desafiando nuestra agudeza visual y habilidad de encajar bloques. Hasta el nunca bien ponderado buscaminas, que nos obliga a mirar ese universo entendiendo que hay tantas minas alrededor de un cuadro como su numerito lo indique y hacer profundos análisis lógicos y aritméticos para desarmar el campo minado!

Y para qué hablar de juegos maravillosos como el Age of Empires (sólo jugué el primero) donde, de ser simples mortales, pasábamos a convertirnos en casi reyes de territorios completos con ejércitos a nuestro mando y muchas batallas que ganar. O wolfenstein!! donde por fin podríamos cobrar venganza a los nazis por tanto dolor causado a la humanidad! Esos, por el lado de los juegos antiguos (los que alcancé a jugar) Pero sigue pasando lo mismo con los juegos de ahora, son mundos fantásticos creados por programadores. Y en estos mundos, generalmente somos super héroes derrotando a enemigos poderosos, como en Counter Strike donde podemos derrotar a peligrosos terroristas o en League of Legends donde personificamos un héroe y junto a nuestro equipo debemos derrotar al enemigo.

Mención aparte merecen los programadores de pokemon go, que no sólo crean un nuevo mundo, sino que lo hacen existir en forma paralela con el nuestro!!

Y es que la pega del programador no se trata de estar tecleando todo el día, se trata de construir nuevos mundos. Imaginarlos, soñarlos y luego empezar a construirlos… linea por linea de código.

Y como todo buen dios, al séptimo día hay que descansar. ¡Feliz domingo!